Vencer la barrera del sonido: Chuck Yeager

Chuck Yeager posa delante de su pequeño Bell X-1 "Glamorous Glennis". Él y su esposa estaban a punto de entrar en la historia de la aviación

Chuck Yeager posa delante de su pequeño Bell X-1 “Glamorous Glennis”. Él y su esposa estaban a punto de entrar en la historia de la aviación

Hoy recordamos desde este rincón aeronáutico a Charles Chuck Yeager, el primer hombre que atravesó la barrera del sonido. A bordo de su afilado Bell X-1 experimental, alcanzó Mach 1.06 sobre los cielos del aeródromo militar de Muroc en California (actualmente Base Edwards) un 14 de octubre de 1947Sigue leyendo

Anuncios

El avión del Desastre de Munich: Airspeed A.S.57 Ambassador 2

Airspeed Ambassador 2 de la compañía británica BEA intenta por tercera vez despegar de la helada pista del aeropuerto de Munich. En vuelo chárter procedente de Belgrado, lleva en su interior a uno de los mejores equipos de Europa en aquel momento: el Manchester United FC

Restos del avión tras el accidente

6 de febrero de 1958. 15.04 horas. Un Airspeed Ambassador 2 de la compañía británica BEA intenta por tercera vez despegar de la helada pista del aeropuerto de Munich. En vuelo chárter procedente de Belgrado, lleva en su interior a uno de los mejores equipos de Europa en aquel momento: el Manchester United FC. El bimotor acelera y se eleva pero de pronto, incapaz de ganar más altura, se desploma y se estrella contra el suelo, llevándose una casa por delante. 23 personas mueren a consecuencia del accidente: denominado como Desastre de Múnich, el fútbol y la aviación vuelven a  cruzarse trágicamente, como en la Tragedia de Superga nueve años antes. Si en Turín el protagonista fue un Fiat G.212 italiano, esta vez, el protagonista iba a ser una aeroplano británico: el Airspeed A.S.57 Ambassador 2Sigue leyendo

El primero a chorro: el Heinkel He 178

Una foto para la historia: el primer reactor del mundo se prepara para su primer vuelo, un 27 de agosto de 1939

Una foto para la historia: el primer reactor del mundo se prepara para su primer vuelo, un 27 de agosto de 1939

27 de agosto de 1939. Un pequeño aeroplano despega del aeródromo de la factoría de Heinkel Flugzeugwerke AG en Rostock-Marienehe. Pilotado por el capitán de la Luftwaffe Erich Warsitz, el avión carece de hélice que lo impulse. ¿La razón? Se trata del primer avión propulsado por un turborreactor de la historia. Salió de la mesa de diseño de unos geniales ingenieros alemanes, Siegfried y Walter Günter, mellizos ellos, y fue financiado por el imperio aeronáutico de Ernst Heinkel. 

Sigue leyendo